Por Carlah

ZAPATERO, A TUS ZAPATOS (y aunque pases malos ratos)

Es un dicho que repito siempre, y últimamente cada vez más. Si bien su origen se remonta al siglo IV A.C., en la Antigua Grecia, creo que aplica al grado de especialización que está tan vigente y es tan necesario en nuestros mercados.

Soy una férrea defensora del conocimiento, de la instrucción, de la educación. Sin esos pilares básicos adquiridos a lo largo de nuestra experiencia, se hace muy difícil agregar valor a nuestra tarea.

Es una necesidad constante, que no termina nunca. Admiro y persigo a los que no tienen fin en su afán de capacitación continua.

Y es en este punto que quiero detenerme. Permítanse contratar a especialistas. A la venta no se llega fácil, es una consecuencia natural de un proceso que comienza mucho antes. Siempre he sido muy respetuosa de las decisiones que toman mis clientes. Que yo pueda hacer algo para aconsejarlo es otra cosa muy distinta. Pero la decisión siempre, siempre… la tiene el cliente.

También es cierto que, muchas veces, hay que educarlo. No siempre sabe lo que quiere, no sabe cómo llegar a su objetivo. Para eso estamos nosotros. Para escuchar, acompañar, aconsejar. Suena simple, pero no lo es. Sí es gratificante, festejar los logros. Juntos, siempre, a la par del cliente.

One thought on “ZAPATERO, A TUS ZAPATOS (y aunque pases malos ratos)

  1. Lo más valioso de lo que hoy comentas es que cuando desarrollas proyectos con especialistas en cada uno de los temas involucrados mayor será el éxito, el trabajo en equipo es fundamental.

Deja una respuesta